BREVE RELATO DE MI LARGA VIDA

Google+ Followers

viernes, 16 de septiembre de 2011



14 septiembre 2011

 
La boda se iba a celebrar en breve y el grupo gitano encargado de amenizar el evento ensayaba haciendo palmas y cantando. Arrebatados por sí mismos taconeaban el viejo suelo de la iglesia, con permiso del párroco naturalmente. De pronto una loseta se movió y uno de los ejecutantes la miró sin extrañarse: era lógico el descoloque, sobre todo pensando que el templo tenía más de ochenta años.

Siguieron con sus bailes y su música pero cada vez que surgía un nuevo taconeo el suelo, en forma de ladrillo, amenazaba romperse. Decidieron quitar la causa de las molestias y sin mediar palabra la levantaron dispuestos a colocarla en cualquier rincón.

Al izarla se sorprendieron: un pequeño papel doblado parecía insultarles con su presencia. Lo cogieron no sin cierto temor leyendo en él apenas unas líneas:

"Los rojos me persiguen, he escondido mi mejor tesoro cinco losas a la izquierda. Si muero espero caiga en buenas manos".

Los cantores se miraron entre ellos sorprendidos por la nota. Llevaba fecha de 1936. Rápidamente se la llevaron al párroco y éste dio buena cuenta al alcalde y al obispo. Habría que levantar parte del coro parroquial para buscar ese tesoro. Todos sin excepción pensaron en dinero, en joyas incluso; algunos incluso que no tenían que haber dicho nada... y quedárselo.

El alcalde reconoció que no podía hacer nada a pesar de que las próximas obras para reparar en parte la iglesia serían abonadas por el Consistorio: siempre el dinero público paga las restauraciones pero el lugar sigue siendo propiedad de la Santa Madre. El Concordato es así. El obispo se interesa con el tema pensando en el incremento patrimonial de su diócesis y a cargo como siempre del erario se emprenden las obras para encontrar lo que la nota dice.

"Cinco losas a la izquierda", tampoco hay que buscar mucho. Los ávidos ojos encuentran rápidamente y todos se aprestan a contemplar aquella "joya". Una nueva nota parece indicar nuevo aposentamiento... pero no es así: la foto de una niña pequeña es todo lo que hay en el nuevo escondrijo y una torpe escritura infantil cumple la dedicatoria: "A mi papá". Sí, han encontrado un tesoro: el de un padre en peligro intentando esconder su bien más preciado... que no todo en la vida son riquezas...

(Toda la historia menos el desenlace es real; el hallazgo de esa nota aparece hoy en toda la prensa española. El hecho ha ocurrido en la iglesia de Santo Domingo de Guzmán, en la ciudad de Lepe, Huelva, España).

  He publicado esta noticia, que rescaté del blog de mi amiga Chesana, porque me parece muy interesante...
 Es un ejemplo de amor filial, ......para este padre, su mejor tesoro, era su hija 
 Leonor 

5 comentarios:

  1. Es una historia maravillosa. Gracias por rescatarla.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ya la había leido en el blog de Chaseana , pero entro a decirte hola y a darte un beso .

    ResponderEliminar
  3. HOLA MI QUERIDA MERANA¡¡¡¡ ME ENCANTÓ LEER ESTE RELATO, DONDE EL AMOR DE UN PADRE, ES LO DESTACADO, CÓMO ME GUSTARÍA TENER UNO DE TUS TAPICES MERANA, SON UNA OBRE DE ARTE, Y AHORA SEGUIRÁS APRENDIENDO, SOS UN BELLO EJEMPLO, RECIBE UN GRAN ABRAZO DE ALGUIEN QUE TEADMIRA Y TE QUIERE, TERE

    ResponderEliminar
  4. Gracias por vuestros comentarios, que agradezco mucho, porque se que me leéis.
    Un abrazo a todas
    Leonor (Merana)

    ResponderEliminar
  5. Hola querida Leonor,
    entro a decirte que tu blog está nuy lindo, tus bisnietos preciosos
    y esta historia con un gran mensaje,
    te envio un abrazo enorme

    ResponderEliminar

SE AGRADECEN TUS COMENTARIOS